Coaching. ¿Mito, Realidad o Moda?

Coaching. ¿Mito, Realidad o Moda?

29 de agosto de 2016

En los últimos años hemos sido testigos del incremento del uso de la palabra “coaching”. Tenemos Coaches de Vida, Ontológicos, Negocio, Alimentación, etc.

Hace aproximadamente 10 años conocí a uno de los iniciadores del Coaching en México. En pláticas, me explicó la importancia de tener un coach. Que significa tenerlo, para qué y sobre todo, cuáles eran las características necesarias para ser Coach.

Mi amigo, se capacitó durante 2 años, estudió libros, fue a talleres e incrementó sus habilidades de comunicación y empatía. Además, y, sobre todo, aplicó todo lo aprendido primero a su propia persona. Fue entonces cuando estaba listo para poder “coachear”.

Quizás el Coach más conocido es el de deportes. En el Futbol americano el Coach es la Ley. Es quién decide hacia donde llevar el equipo, la estrategia, al staff de apoyo etc. Es un experto en la materia y, sobre todo, tiene la habilidad para inspirar y guiar a las personas a crecer y lograr los objetivos que se proponen. Tanto en la cancha como en su vida.

Yo recuerdo al coach “Chaparro” cuando jugué este deporte. Existía una mezcla de admiración y miedo por mi parte. Sin embargo, la realidad es que gracias al logré muchas cosas. Me hizo sudar y sufrir. Me hizo enfrentar mis miedos e ir adelante. Eso es un coach.

Últimamente, como dije en un principio han salido coaches por todos lados. Yo no estoy, en ningún momento, en contra de los coaches o de su trabajo o de las diferentes modalidades. Cada una de ellas tiene sus propias características. Lo que quisiera aclarar es que, debido a la gran demanda empresarial y personal por tener coaches, la oferta ha sufrido enormemente.

Al subir la oferta se ha perdido una parte del control. La mercadotecnia manda. El que mejor se anuncia no necesariamente es el mejor. El mismo fenómeno pasó en Estados Unidos con los abogados en los ochenta. Todos necesitaban un abogado.

Los buenos coaches se enfrentan a una competencia desleal. Ya para cuando la persona se da cuenta de que su coach no era el adecuado puede ser demasiado tarde y la persona, es probable, que se quede con tan mal sabor de boca que no quiera volver a saber nada del coaching.

Es decir, ¿Cómo diferenciar a un buen Coach?, ¿Cómo saber si la organización que lo certificó es profesional y completa?

He conocido personas que se hacen llamar “coaches” sin ellos mismos tener un proceso de crecimiento propio, sin habilidades de comunicación y sin haber aplicado lo que mencionan a sus propias vidas.

¿Entonces el Coaching es un mito? No. Es real y funciona. Solamente se necesitan 3 factores principales para ello.

Confiar plenamente en el Coach. Es decir, que el coachee admire y tenga absoluta certeza de que su coach es alguien quien lo puede guiar en el camino.
Aplicar lo aprendido y racionalizado. En ocasiones sabemos ya lo que debemos hacer, pero simplemente no lo hacemos por muchas razones. La mayoría de ellas no válidas.
Buscar un coach competente, comprometido y con una pasión de vida por ayudar a las personas. Asegúrate que sus credenciales son las correctas. Que su imagen personal es congruente y que lo que lo mueve no es el dinero que intercambiarás por su tiempo y conocimientos.

Insisto, yo no estoy en contra del coaching. Estoy en contra de los coaches no preparados que, asumiendo una responsabilidad enorme que es orientar a alguien en sus decisiones y vida, pongan ese riesgo en sus manos sin la preparación necesaria.

De la misma forma que un ingeniero civil incompetente puede diseñar un edificio que se derrumbe o un ingeniero aeronáutico un avión que se desplome. A eso me refiero.

Existen grandes organizaciones certificadoras. Conócelas y compara. Investiga y estudia. Estás aceptando influencia por parte de alguien. Asegúrate que es la persona correcta.

Luis F. Gonzalez Aspuru

AVISO DE PRIVACIDAD:

En Asgar Corporation, S. de R.L. de C.V., con domicilio en Callejón de la Peñita, No. Ext - 6A Int. - 7 Colonia El Cortijo, Santiago de Querétaro, Querétaro. C.P. 76024, estamos conscientes que usted como visitante de nuestros sitios web tiene derecho a conocer qué información recabamos de usted y nuestras prácticas en relación con dicha información. Las condiciones contenidas en la presente son aplicables a la información que se recaba a nombre de y por Asgar Corporation, S. de R.L. de C.V., a través de, entre otros, la página www.asgar.com.mx y cualquier otro sitio operado por, o para Asgar Corporation, S. de R.L. de C.V. (en adelante “ASGAR”). Los sitios vinculados desde los sitios Web de ASGAR (incluso los de otras filiales de Asgar) y los que se pueden acceder a través de carteles publicitarios pudieran tener otras políticas, por lo que le rogamos revisar las Políticas de Privacidad de cada uno de esos sitios Web. ASGAR no requiere, en principio, que usted proporcione datos personales (por ejemplo al visitar y utilizar los sitios Web de ASGAR), sin embargo, para participar en ciertas actividades será necesario que proporcione algunos de sus datos personales.